domingo, 16 de diciembre de 2012

Resistencia a antipalúdicos e insecticidas

Farmacorresistencia:
La resistencia a los antipalúdicos se ha propagado con gran rapidez y afectado a los esfuerzos por controlar la enfermedad.
Cuando los pacientes son tratados con artemisinina, pueden abandonar el tratamiento de forma precoz tras la rápida desaparición de los síntomas, pero este tratamiento parcial permite que sigan teniendo parásitos en la sangre. Si no se administra conjuntamente otro fármaco los parásitos sobreviven y pueden transmitirse a otros mosquitos y de aquí a otras personas.
La aparición de resistencia a la artemisinina y su propagación a otras zonas geográficas extensas, puede tener consecuencias fatales para la salud pública, puesto que no dispondremos de antipalúdicos alternativos en al menos cinco años.


Resistencia a los insecticidas:
Gran parte del éxito conseguido contra la lucha contra la malaria se debe al control de los vectores (mosquitos). Esto depende del uso de piretroides (usados en los insecticidas), que son la única clase de insecticidas usados en las mosquiteras, incluidos los de acción prolongada. Ya se ha observado resistencia a los piretroides, especialmente en África, aunque solo ha habido varias casos.
Se carece por ahora de insecticidas alternativos que sean seguros y costoeficaces. El desarrollo de insecticidas alternativos es un tema de alta prioridad, pero costoso y largo.
Debe detectarse toda resistencia a los insecticidas para poder controlar correctamente la malaria, para garantizar que se están usando los métodos más eficaces contra los vectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada