viernes, 21 de diciembre de 2012

Prevención y tratamiento de la fiebre hemorrágica de Marburgo.

TRATAMIENTO.

Los casos graves necesitan un tratamiento de sostén intensivo, pues suelen necesitar líquidos intravenosos o rehidratación oral con soluciones electrolíticas.

Todavía no hay tratamiento ni vacunas especificas para la fiebre hemorrágica de Marburgo. Se están probando varias vacunas candidatas, pero pueden pasar varios años hasta que se disponga de una.

PREVENCIÓN.

En ausencia de tratamiento y vacunas humanas eficaces, la sensibilización sobre los factores de riesgo de la infección por virus de Marburgo y las medidas de protección que se pueden adoptar para reducir la exposición humana al virus son las dos únicas formas de reducir las infecciones humanas y las muertes por esta causa.

En los brotes de fiebre hemorrágica, las medidas para reducir el riesgo deberían centrarse en:

1. Reducción del riesgo de transmisión del murciélago al ser humano a través de la exposición prolongada a minas o cuevas habitadas por colonias de murciélagos de la fruta. Durante la visita de estas zonas se debería llevar guantes, mascarillas, así como otra ropa de protección.



2. Reducción del riesgo de transmisión de persona a persona por contacto íntimo o directo con pacientes infectados, y en particular con sus líquidos corporales. Las personas que se encarguen del cuidado de estos pacientes deben usar guantes y prendas de protección personal y deben lavarse las manos regularmente.

3. Las comunidades afectados por el virus de Marburgo deben esforzarse para que la población esté bien informada sobre la naturaleza de la enfermedad y las medidas necesarias para contener los brotes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada