miércoles, 5 de diciembre de 2012

Prevención y tratamiento de filariasis linfática.

TRATAMIENTO: 
Uno de los medicamentos para tratar esta enfermedad.

La estrategia para interrumpir la transmisión de la filariasis es una dosis anual de Albendazol y Ivermectina o de Albendazol y dietilcarbamazina. Estos tratamientos presentan serios inconvenientes  ya que  el tratamiento debe mantenerse mucho tiempo debido a la larga duración de los gusanos adultos, la alta frecuencia de reinfestaciones y la falta de vacunas. Si se quiere interrumpir la transmisión, se hace necesaria la aparición de fármacos eficaces que eliminen la producción de formas embrionarias de forma total y definitiva.


En el caso de la filariasis linfática crónica el tratamiento proporciona poco beneficio. Ninguno de los fármacos consigue eliminar los gusanos adultos y si el nivel de microfilarias en sangre es elevado, pueden producirse reaccciones inmunológicas severas, por lo que el tratamiento se asocia a antihistamínicos, antipiréticos e incluso corticoides.

PREVENCIÓN:

La principal estrategia recomendada para la interrupción de la transmisión es el tratamiento anual en masa de las áreas endémicas con una única dosis de albendazol, en combinacíón con ivermectina o dietilcarbamacina. No obstante, en casos  severos, la dietilcarbamacina debe administrarse con extrema precaución, debido a sus efectos secundarios. Estos tratamiento deben complementarse con terapia antimicrobiana para tratar las infecciones secundarias.

Asimismo, el control de los vectores es importante y posible, aunque a veces puede resultar dificil. El control de sus criaderos y el rociamiento de insecticidas y plaguicidas continúan siendo la principal metodología para combatir las enfermedades transmitidas por mosquitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada