sábado, 15 de diciembre de 2012

HELICOBACTER PYLORI

Helicobacter pylori es una bacteria que afecta al epitelio gástrico humano. Esta bacteria afecta al 50% de la población mundial. Ha sido identificada como el agente causal de muchas úlceras gástricas, de algunos tipos de gastritis así como de la aparición de cáncer gástrico. También se relaciona esta bacteria con la disminución del riesgo de padecer otros tipos de cáncer como el cáncer de esófago.

Helicobacter pylori


En muchos de los casos, la infección puede resultar asintomática. Esta bacteria vive, exclusivamente, en el estómago humano por lo que es el único organismo conocido que es capaz de subsistir en un medio tan ácido.
En algunos de los pacientes, los síntomas más destacados son acidez, náuseas leves, indigestión, dolor abdominal, eructos, regurgitación y sentir mucha hambre al poco tiempo de haber comido. Estos síntomas pueden agudizarse antes o después de las comidas.

La enfermedad se transmite por medio oral (saliva) e ingiriendo agua o comida contaminada con materia fecal de personas infectadas con la bacteria. También tiende a contagiarse entre personas que comparten comida y baño.

Los factores que se pueden considerar de riesgo son la insalubridad y el hacinamiento. En niños menores de 10 años, los riesgos son mayores al acudir a piscinas o ríos con sus aguas contaminadas. 

El tratamiento para eliminar esta bacteria depende de si el paciente padece los síntomas o no. En el caso en el que el paciente no presente síntomas, el tratamiento está contraindicado pero, si el paciente sí presenta los síntomas anteriormente citados, el médico deberá recetarle los medicamentos necesarios como son los inhibidores de secreciones gástricas.

Para evitar contraer dicha infección bacteriana es importante seguir unas pautas preventivas: Lavarse siempre las manos después de ir al baño y antes de la comida, hacer varias comidas al día, evitar tomar aspirinas (son irritantes para el estómago), aumentar el consumo de fibra en la dieta así como tratar de no consumir alimentos muy grasos (mantequilla, embutidos, frituras, etc) o irritantes del estómago (cageína, alcohol, etc).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada