sábado, 24 de noviembre de 2012

El Ébola

La fiebre hemorrágica del Ébola es una enfermedad grave de tipo vírica. Se conoce que hay cinco tipos diferentes de virus del Ébola: Côte d'lvoire, Reston, Bundibugyo, Sudán y Zaire. Estos tres últimos se han asociado a brotes importantes de fiebre hemorrágica declarados en África.
Se trata de una enfermedad con una tasa de mortalidad del 25% al 90%. La especie Reston fue detectada en Filipinas aunque no se han detectado casos de la misma.

Esta enfermedad tiene un período de incubación de 2 a 21 días. Se caracteriza por tener los siguientes síntomas: Aparición súbita de fiebre, dolor de garganta y cabeza, debilidad muscular, vómitos, diarrea, disfunción renal y hepática, hemorragias internas y externas. En pruebas de laboratorio se han encontrado índices elevados de enzimas hepáticas así como la disminución en el número de plaquetas y de leucocitos.

El virus del Ébola se introdujo en la población humana a partir del contacto directo con sangre, secreciones y líquidos corporales de animales infectados y, del mismo modo, se propago de humano a humano. 
La transmisión por el semen infectado puede ocurrir hasta siete semanas después de la recuperación.

Frecuentemente, miembros del personal sanitario han contraído la infección al tratar a pacientes infectados, debido a que han estado en contacto estrecho sin ningún tipo de medidas de precaución .

La fiebre hemorrágica del Ébola es una de las enfermedades más mortíferas que se han conocido para el ser humano.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada